En el corazón de Malta

Puerta de entrada a la ciudad de Mdina.

Puerta Principal de la ciudad de Mdina.

Al día siguiente, y después de conocer La Valeta, nos propusimos descubrir el centro de la isla. En concreto Rabat y Mdina (antigua capital amurallada de Malta), además de acercarnos a los maravillosos acantilados de Dingli.

Estas dos localidades maltesas se asientan en la antigua ciudad romana de Melita, aunque con la llegada de los árabes, fue cuando dicha ciudad se dividió en dos, pasando a llamarse Mdina a la ciudadela y Rabat, que significa barrio, al resto de la ciudad extramuros.

Nuestra visita comenzó por esta última.

Fechada de la Iglesia de San Marcos.

Fachada de la iglesia de San Marcos.

Lo primero que nos encontramos al bajarnos del autobús en el que habíamos llegado hasta allí fue la preciosa iglesia de San Marcos.

IMG_2244 triq L-isptar rabat resize

Dos turistas por Rabat.

IMG_2245 calle rabat resize

Calle de Rabat.

Desde allí fuimos deambulando por sus calles, descubriendo peculiares rincones hasta llegar a la iglesia de San Pablo.

Iglesia de San Pablo.

Iglesia de San Pablo.

Esta iglesia está dedicada al apóstol San Pablo, pues parece ser que en el año 60 d.C. naufragó en la isla y vivió tres meses en una cueva excavada de la época romana, que hoy se conoce como la Gruta de San Pablo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de ver la iglesia, nos fuimos a visitar las Catacumbas de San Pablo. Complejo funerario laberíntico con numerosos pasillos y tumbas escavadas en la roca.

Cuando llegamos estaba completamente vacío, dando una sensación de paz y recogimiento a la vez que sobrecogedora e inquietante. Totalmente contradictorio, lo sabemos.

...

Típicos balcones malteses.

Una vez salimos de las catacumbas, y mientras nos dirigíamos a la Domus Romana, continuamos descubriendo detalles curiosos por las calles de Rabat.

IMG_2305 taller resize

Ferretería maltesa.

...

Pequeño altar de San José.

IMG_2310 belén puerta rabat resize

Misterio de cerámica.

Como, por ejemplo, pequeñas decoraciones religiosas de cerámica o azulejo en las entradas de numerosas casas.

Al llegar a la Domus (actual museo romano ubicado sobre una antigua casa romana) y después de haber disfrutado de diferentes mosaicos y otros restos arqueológicos, retomamos la marcha para conocer Mdina.

La antigua capital del país está amurallada. Accedimos a ella por la Puerta Griega (ya que es la más cercana a la Domus Romana).

IMG_2347 calle mdina resize

Calle de Mdina.

Dejándonos llevar por la intuición, callejeamos por sus preciosas callejuelas doradas.

IMG_2348 palazzo mdina resize

Puerta antigua.

Maravillándonos con su arquitectura y colorido particular.

IMG_2355 coche caballos resize

“Taxi” de Mdina.

Imaginándonos por un momento en otra época en la que solo los coches de caballos circulaban por allí.

IMG_2357 calle mdina 2 resize

Rincones mágicos.

Disfrutamos por un momento “a solas” del silencio y la tranquilidad de sus calles.

IMG_2381 iglesia mdina resize

Priorato carmelita.

Hasta que comenzamos a notar un hormigueo en el estómago. ¿Será que es la hora de comer? Por eso estaba todo tan callado…

IMG_2389 calle mdina resize

Coloridos balcones.

¿Ves? Después de la comida las calles estaban más animadas.

Pero, ¿no te he contado dónde y qué comimos?

Fuimos a Fontanella Tea Gardens y tomamos una pizza cada uno. Para reventar, de lo grandes que eran y lo cargadas de ingredientes que iban. (Se me hace la boca agua al recordarlo.)

IMG_2361 vistas de Mosta desde mdina panorámica resize

Vistas desde Mdina con la Rotunda de Mosta destacando en el centro.

Pero hay más. Y, es que, aparte de sus pizzas riquísimas, el lugar tiene unas vistas increíbles desde su terraza. Aunque estábamos en el interior de la isla, Mdina está situada en un montículo, así que, desde allí arriba se podía ver prácticamente la mitad de la isla hasta la costa de Sliema.

Así que, cuando ya cargamos nuestras pilas de nutrientes y sensaciones, decidimos pagar la cuenta para seguir con el plan del día. Y, después de dar otro paseíto por Mdina y despedirnos de la ciudad saliendo por su Puerta Principal (foto con la que comenzamos el post), cogimos otro autobús hacia los acantilados de Dingli.

IMG_2428 vistas pueblo desde dingli resize

Dingli.

A las afueras del pueblo de Dingli, se encuentran estos fascinantes y espectaculares acantilados.

IMG_2436 atardecer dingli resize

Acantilados de Dingli.

IMG_2427 dingli y filfla resize

Al fondo el islote de Filfla.

Nada más llegar nos quedamos boquiabiertos.

...

La luz del sol cayendo sobre los acantilados.

IMG_2460 acantilados dingli resize

Jaime asomándose al acantilado.

Asomarse al vacío desde estos acantilados, de unos 220 metros, impresiona.

IMG_2435 nosotros dingli resize

Nosotros.

Se respiraba una paz inmensa. Decidimos parar el tiempo durante un rato y sentarnos a disfrutar de esa quietud y esa calma que a veces olvidamos que existe y que es tan necesaria en nuestras vidas.

Después de memorizar para siempre esas sensaciones y de aprendernos el relieve de la isla de Filfla, al fondo, continuamos con nuestro paseo hasta la capilla de Santa María Magdalena, que fue construida en el punto más elevado de todo el archipiélago (253m).

IMG_2414 caballo resize

Medio de transporte maltés.

Vimos en nuestro camino unos típicos carros de caballos malteses.

Aquí son muy populares las carreras de caballos que se asemejan a las carreras de cuadrigas romanas en las que el jinete se sienta en una carreta de dos ruedas tirada por el caballo. (Aunque para ello tienen unos carros diferentes a los que se observan en las fotos.)

IMG_2478 ruedas carros dingli resize

El enigma de los surcos de carro.

También pudimos ver los surcos de carro, uno de los mayores misterios de la prehistoria maltesa, ya que no se sabe si han sido producidos por carros con ruedas o trineos, y tampoco qué transportarían para que quedasen unos surcos tan marcados y profundos (algunos llegan a los 60cm).

IMG_2505 atardecer dingli y filfla resize

Anochecer en Dingli.

“Perdidos” en algún punto de los acantilados, nos quedamos en la zona disfrutando uno de los atardeceres más bellos de nuestra vida.

Anuncios

¿Qué te ha parecido? Déjanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s