Entre gigantes: Campo de Criptana

...

Sierra de los Molinos.

En nuestra escapada manchega (como ya comentamos en el post de Almagronos acercamos también a visitar Campo de Criptana, uno de los lugares emblemáticos de El Quijote. Hacía años que quería verlos in situ y por fin iba a lograrlo. Estaba emocionada.

Parece ser que fue aquí donde tuvo lugar “el buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento”, como reza el comienzo del Capítulo VIII de la gran obra de la literatura española. Y que continúa, después de ver don Quijote los treinta o cuarenta molinos de viento, con el siguiente diálogo:

– La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.
– ¿Qué gigantes? -dijo Sancho Panza.
– Aquéllos que allí ves -respondió su amo- de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
– Mire vuestra merced -respondió Sancho- que aquéllos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.
– Bien parece -respondió don Quijote- que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo, quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

...

Escena fotografiada en una fuente de Daimiel.

Así comienza la batalla entre los gigantes y nuestro más famoso hidalgo. Quién quiera saber cómo termina la misma, que agarre el ejemplar de la obra de Cervantes que le pille más a mano o puede pinchar aquí y continuar leyéndolo.

Nosotros no fuimos partícipes de ninguna batalla pero sí nos deleitamos con la vista de los 10 molinos que quedan y que ahora coronan la conocida Sierra de los Molinos y desde donde, además, pueden verse otros molinos en otras lomas no muy lejanas.

Es impresionante caminar entre ellos y alzar la vista bajo sus aspas. Y debe serlo más aún cuando éstas se mecen con la acción del viento. Poético, añadiría.

Infante, Burleta y Sardinero, son los nombres de los únicos molinos de esta serranía, y de la Península Ibérica, que conservan la estructura y maquinaria original del siglo XVI.

Pero los molinos no son el único atractivo de esta localidad manchega. Merece la pena perderse por las estrechas y sinuosas calles del barrio del Albaicín y contemplar sus típicas casas pintadas de blanco y añil o sus casas-cueva excavadas en la roca. Nosotros lo hicimos y nos encantó el paseo. Eso sí, para volver otra vez sobre nuestros pasos a despedirnos de estos “entrañables gigantes”.

Anuncios

2 comentarios en “Entre gigantes: Campo de Criptana

¿Qué te ha parecido? Déjanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s