Una instantánea al día: día 28.

...

Un camino complicado.

Hay días en los que nos parece perder el rumbo de nuestra vida. Aunque el objetivo que persigamos estuviera ayer bien claro y visible, puede que hoy no sea así.

A veces puede ocurrir que nos desanimemos porque la distancia a la meta parece no acortarse nunca. En ocasiones nos resulta difícil distinguir el objetivo entre otras ideas o proyectos que surgen en el camino. Las distracciones que nos impone el día a día o que aparecen de forma imprevista, pueden llegar a desviarnos, sin querer, de lo que realmente nos parece importante.

En estos casos, lo mejor es pararse un rato, aunque pensemos que avanzaríamos más si echásemos a correr. Un vistazo al horizonte, levantando un poco la cabeza de lo cotidiano, nos puede ayudar a volver a tomar contacto con nuestros auténticos valores. A veces podemos necesitar que alguien nos ayude a darnos cuenta de dónde estamos y a dónde queremos ir.

Lo importante es no desesperarse. Si te pierdes, eleva la mirada del suelo, fija tu rumbo y ¡adelante!

Anuncios

¿Qué te ha parecido? Déjanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s